viernes, 9 de julio de 2010

Soy un gamer, y????



Hace 17 años ya que deje los veinte, y debo confesar que hay días en los que siento que se me está pasando el tiempo para algunas cosas, como a todo el mundo le pasa a veces me parece que cada vez tengo más obligaciones y por tanto, menos tiempo para hacer las cosas que me gustan hacer...Entre las que confieso mi debilidad por los videojuegos.



Muchachos, todos sabemos que nos encontramos en una sociedad intolerante, y con esta pasión como que más. Yo adoro los videojuegos y me encanta pasarme horas ante la pantalla disfrutando de una buena historia de la cual yo soy el protagonista. Este grado de interactividad y de empatía no lo han logrado ni libros ni películas y Dios sabe que soy amante de ambas cosas.


Creo que lo mío viene de nacimiento, ya que he jugado desde que tengo uso de razón, tuve la commodore 64,la Atarí,el Family Game,el Sega, la Play one, la Play 2, la Psp, y ahora le doy a la Xbox 360 , la PS3, PS Vita y a la Pc, que manera de viciar todos estos años...
xbox360logo

Pero hoy tuve la sensación de estar en una encrucijada, para ponerlo melodramático de algún modo, y ese es motivo por el cual escribo y comparto esto con ustedes, es simplemente que a veces tengo la sensación de que se está pasando el tiempo y que me hago de alguna forma grande para algunas cosas...

Supongo que forma parte de crecer...



Me detengo aquí, y me detengo para aclarar que no es que a uno le moleste crecer. De paso, él crecer del que hablo no es algo que tenga relación alguna con el tiempo -quiero aclarar- sino con el espacio con la realización.



Ser grande no es ser viejo, es otra cosa muchachos! Pero siempre he tenido la certeza de que el orden establecido y sus secuaces encubiertos se interesan muchísimo en que uno abandone la niñez para que deje de jugar. Digo, para que uno abandone esa frescura de los chicos que juegan... esa solemnidad... Porque los chicos que juegan, no juegan por dinero, ni por obligación, juegan porque les gusta y juegan al juego que les gusta y con la gente que les gusta y si no, no juegan. No juegan por codicia ni por ser el mejor destruyendo al otro y además lo hacen seriamente, sin ese cinismo que viene después con aquello que suele llamarse madurez. Ellos juegan por amor al juego mismo.



Yo creo que de ahí quieren sacarnos para convertirnos en personas resignadas a nuestra suerte, por mediocre que sea esta suerte y confinándonos a ver como nuestras vidas se marchitan y todos nuestros héroes van cayendo.
Alguien dijo alguna vez que los hombres no dejan de jugar porque envejecen, sino que comienzan a envejecer porque dejan de jugar.
Sabias palabras si las hay...



Desgraciadamente hay personas imbéciles que desprecian a los que siguen jugando, a los que siguen soñando, a los que siguen engrandeciéndose, no creciendo... Mejor dicho: sí creciendo, no envejeciendo. Quieren que no seamos esa gente que se arriesga en cada cruce, esa gente que juega fuerte como si cada round fuera el último y que encuentra cada día un tiempo por pequeño que este sea dentro de nuestras agobiantes y complicadas vidas cargadas de obligaciones para dar libertad a nuestro niño que llevamos dentro y que lucha por mantener encendida la chispa de nuestras vidas, chispa que ellos apagaron para siempre confinando a su niño al olvido más oscuro.



Yo que, también como Peter Pan, he perdido mi sombra declaro que pienso seguir jugando... Creo que hasta que muera... Y el que quiera seguir jugando va a ser mi amigo. Y el que ya no juegue más se irá a un cielo personal que tengo yo, un cielo de olvido en donde, así como muchos héroes griegos al morir se convertían en constelaciones, quienes resuelven no jugar más también van a ese cielo de mis olvidos y se convierten en constelaciones, constelaciones que tienen nombres... y apellidos pero son solo eso...



Hay una ley de vida que es cruel y exacta y que afirma que uno debe crecer o, en caso contrario pagar más por seguir siendo uno mismo.
Muchachos, en lo que a mí respecta, hace rato que pedí presupuesto...



Para los que ya tienen hijos como yo, va un pequeño ejercicio: compartan con el algo que a ustedes les deleito de chicos, algo que fue especial para ustedes; ver que el deleite de él se suma al nuestro, ¡eso es felicidad! Y no tiene precio...




Quiero dedicar esto a mis amigos queridos que siguen jugando conmigo online cada noche, compartiendo momentos inolvidables cargados de emoción y adrenalina y donde nunca faltan las risas y ocurrencias desopilantes en un lugar en donde otros dirían que están "matando", "perdiendo" el tiempo ...Y EN REALIDAD SE ESTÁN JUGANDO EL ALMA!



Disfruten y jueguen cada día de sus vidas hasta que un imbécil que nunca falta se los arruine...

Yo por mi parte seguiré luchando para llegar a ser lo que siempre quise ser cuando fuera grande; un niño…

gamer-medium-poster


Ver imagen en tamaño completo

1 comentario:

Comentar no cuesta nada, tomate dos minutos y deja tu opinion