sábado, 11 de agosto de 2012

Return to Castle Wolfenstein

Esta sección esta destinada a recordar a aquellos videojuegos del pasado que me marcaron tanto a mi, a los jugadores como ustedes, como a la industria en general. Iré desgranando no sólo lo que supuso cada videojuego en su momento, sino también mi opinión sobre él y además te contare curiosidades y datos. Todo con el fin de mantener la memoria de estos grandes títulos con vida.
Todavía se encuentran ahí, aunque en ocasiones es difícil conseguirlos, y son joyas de inconmensurable calidad pese a que el tiempo no pasa en vano y sus, en ocasiones, brillantes apartados gráficos ya no son lo que eran. No obstante lo que mantienen son sus formidables propuestas jugables, la verdadera fortaleza y el valor real de sus existencias: y es ahí precisamente donde me voy a centrar.

A algunos no les dirá nada este nombre, a otros les sonara un poco, y un puñado de ustedes seguramente lo tendrá situado entre sus títulos de cabecera.

Wolfenstein 3D fue la fantasía de acción que transcurría en la Segunda Guerra Mundial y que situó a id Software, John Carmack y John Romero en la estratosfera de los creadores de videojuegos. En el 91 arrancaron un género, el de la acción en primera persona, que sigue reinando entre los aficionados de los videojuegos, de ahí la importancia de esta secuela que hoy trataremos.

Decir en el mundo del videojuego Wolfenstein es aludir a uno de los primeros arcades 3D y a uno de los juegos iniciales de esa gran compañía que se llama Id Software.

Por todo ello, este juego merecía el mayor de los honores, y que mayor honor que tener un remake con las nuevas tecnologías que la época ofrecía.

Confieso ser un antiguo amante de los FPS, y si hay un juego que haya marcado mi vida por encima de cualquier otro, este es sin duda Return to Castle Wolfenstein

Ya es hora de regresar a Wolfenstein, hora de volver a enfrentarse a los alemanes y a sus malvados planes para levantar un antiguo mal. Nosotros, luchadores del bien, nunca tenemos descanso y en Wolfenstein las horas de los malos están contadas.



Para los que se acuerden del antiguo Wolf3D, en este que podíamos llamar remake, empezamos de la misma manera: encerrados en una celda, con el guardia muerto y un cuchillo en las manos, a partir de ahí cada uno ha de buscarse la vida. Acto seguido, empiezas a deambular por los interminable pasillos del castillo y cuando te queres dar cuenta han empezado a lloverte balas por todas partes. Por el camino te encuentras salas de tortura y quirófanos donde se pueden ver restos de los experimentos fallidos de científicos chiflados.
Todo parece normal, bueno todo lo normal que pueda parecer una guerra, con sus soldados nazis armados hasta los dientes con rifles, ametralladoras, bazokas y lanzallamas a los que se les suman los oficiales de la SS disparándote con su Luger o atractivas "froilans" embutidas en exuberantes trajes de cuero pero con más peligro que un mono con una metralleta, incluso resulta de los más típico y gracioso los soldados-ninja del Tercer Reich.
Pero según se va avanzando en el juego todo empieza a oler a chamusquina. Sobre todo cuando te topas sin querer con zombis, cyborgs y maquinas de matar por lo que uno se plantea la siguientes preguntas: ¿los científicos estaban de verdad chiflados? y ¿aquí esta pasando algo raro, verdad?. Es cuando tendremos que desvelar los verdaderos planes de Himmler en su intento de crear un ejército de seres de ultratumba y encontrar cual es el verdadero misterio que se encuentra encerrado desde el siglo X en el Castillo de Wolfenstein y que por lo visto en la intro podemos empezar a intuir.




Cuando Gray Matter presentó a Id Software el proyecto que finalmente sería Return to Castle Wolfenstein, sabía que casi una década de evolución separarían al original de su secuela. ¿En que aspectos notaremos esa evolución?Con ID apoyando a GM, la espectacularidad del apartado visual quedaba asegurada, con Activision poniendo una buena cantidad de dinero, los aspectos de producción tampoco parecían ser un problema. Sólo la jugabilidad podía poner al título en entredicho, pero incluso en este apartado GM ha recibido una ayuda que hace que tengamos casi dos títulos por uno, debido a la tremenda diferenciación entre el apartado individual y el sorprendente multijugador. Los que iniciaron el desarrollo del juego finalmente han sido de los que menos se acabará hablando.

¿Y cual es la excusa argumental de este esperado retorno?. Volvemos a encarnar a B.J. Blazkowitz y empezamos de nuevo con la misión de escapar de Wolfenstein, pero en esta ocasión el argumento es algo más que un par de líneas al comienzo del manual. Acabaremos recorriendo buena parte de la Europa ocupada por los nazis mientras desentrañamos la oscura trama, que envuelve a la división de lo paranormal de las S.S., a la búsqueda de los alemanes del Über soldat y al antiguo guerrero teutón conocido como Heinrich, al cual conoceremos en una escena de introducción muy bien realizada y que nos deja con ganas de más. Tras esta escena, comenzamos el juego con un escalofrío recorriendo nuestra espalda....



Había una vez un alemán muy feo y muy malo....

...Que se llamaba Hitler, este hombre con sus aires de grandeza, quiso conquistar el mundo y convertirlo en su cortijo particular, por suerte nuestros amigos americanos (que haríamos sin ellos....*nótese la ironía*), junto a las fuerzas europeas, lograron eliminar esta amenaza y dejar que el mundo lo conquistaran las multinacionales y los bancos, que es como deben ser las cosas.

Básicamente, en este juego, debemos investigar los informes sobre una nueva amenaza nazi, la creación de un ejercito de zombis invencibles para derrotar a los aliados. Obviamente nosotros lo evitaremos, aunque lo primero será escapar de la prisión donde estamos encerrados, dentro del castillo.

Gráficos excelentes para una guerra

Gráficamente el juego es una maravilla, nos moveremos por entornos de todo tipo, desde mazmorras oscuras a grandes campos al aire libre, dándole al juego mas variedad que a otros de su estilo. Las texturas son excelentes, con gran colorido y muy creíbles, así como los enemigos, que presentan un acabado magnifico y unos movimientos bastante reales. Contras? pocos, quizás fallos de parpadeos cuando miras a largas distancias con la mira telescópica y poco mas. este apartado es excelente. Si miras a los soldados fijamente podrás hasta ver los dientes bajo los labios. Los modelos están realizados con profusión de polígonos, mas o menos al mismo nivel de Max Payne.
Para la época gráficamente era un titulo de punta.




Haber, haber, cuantas armas hay por aquí...

El armamento, sin ser exagerado, va bien servido, con las ya típicas pistolas, metralletas, granadas, cañón vulcan, y el lanzallamas, el cual es de destacar. El efecto grafico de las llamas es excepcional y totalmente creíble, realmente está muy trabajado y el arma es demoledora. Un gran acierto.

El sonido, mas que correcto

Cada uno de nuestros pasos se oirá con claridad, y dependiendo donde pisemos así sonará. Unas correctas melodías nos acompañaran durante nuestras andanzas, aunque son mas de acompañamiento que otra cosa, nada que se salga de lo normal.

Jugabilidad, mas de lo mismo, pero distinto

La jugabilidad es calcadita a la de cualquier juego de este tipo, saltos, disparos, levantar municiones, botiquines...nada nuevo. Eso sí, de vez en cuando tendremos que hacer algo distinto, cortar los cables de un ascensor, volar puertas, etc... perdiendo así un poco la linealidad imperante en este tipo de juegos. Caso aparte son los enemigos, realmente astutos, los cuales, nos harán sudar sangre para acabar con ellos (siempre en un nivel de dificultad medio/alto).Esto hace que el ir con un súper arma arrasando pase a la historia, aquí, si no te cubrís , vas a ser carne de cañón en menos de lo que se dice "Tanke"

El titulo destila detallismo, esmero y prolijidad, gracias a esta combinación de buen trabajo y buen gusto, sorprende en muchos detalles que no te voy a adelantar porque prefiero que los compruebes por vos mismo.

Confieso que este juego ha incorporado a mi galería de momentos memorables una buena cantidad de escenas. Imaginando un montaje muy al estilo "gala-de-Oscar", desfilarían silenciosamente unas vistas en funicular espectaculares, un soldado borracho perdido en una bodega, soldados luchando con seres de ultratumba y muriendo entre gritos desgarradores, catacumbas invadidas de neblina tenebrosa, dos aviones sobrevolando el bosque, un avión Kobra despegando ante tus ojos, una lenta bajada en paracaídas en Bramburg a la luz de la luna, un vigilante que muere en medio de un silencio sepulcral "Snooper" de forma anónima, un reloj de péndulo sonando omnipresente, y finalmente, imborrable, la muerte del General von Stauff de un tiro certero en la garganta, junto a su gramola, sin apenas darse cuenta...

Guión

Imagina un ser poderoso y sanguinario a partes iguales, Heinrich. El poder de la magia consigue, hace mucho tiempo, que quede atrapado en el interior de la tierra, la más colosal de las cárceles. Recuerda ahora el especial interés que los jefes nazis mostraron por el ocultismo, en especial Hitler y su lugarteniente Himmler. Supón que los nazis fueron más allá de lo sabido en este tipo de cuestiones, y añade una especial predilección por la experimentación con la biogenética y la robótica. Recurre de nuevo a tu imaginación para concebir un plan increíble que suponga la creación de los super soldados o "Uber Soldier", combinación de mutantes y máquinas, y que ello pase por la resurrección de Heinrich. Teniendo en cuenta que estamos cerca del Castillo Wolfestein, y que vos, B.J. Blazkowitz sos el más apropiado para una misión de este calibre, es lógico pensar que el destino del mundo está, más que nunca, en tus manos.

Hablemos un poco mas de la jugabilidad

Este titulo entra de cabeza en la categoría de los "imposible dejar de jugar". La inmersión, si te dejas llevar, es auténtica. Como te he comentado, la combinación de elementos es tan atractiva para casi todos que siempre encontras algo interesante. Existen momentos de combate franco directo aderezados con otros que exigen sigilo. Eso sí, hay que reconocer que no es un juego complicado. Pienso que la concepción lineal del mismo, a pesar de las misiones muy bien enlazadas, no son un reto excesivamente difícil para un buen jugador.

Sin embargo, el disfrute aquí es conseguir sentirte un soldado, tener miedo, no saber lo que hay tras esa puerta, o qué es ese ruidito apresurado que se escucha. ¿Rendimos la dificultad ante la emoción? Un poco, pero a pesar de ello, la experiencia es gratificante, y en todo momento se lo aprecia. De todos modos, tampoco es que sea un bombón blandito y suave , no lo creas ni por un segundo.

Yo lo he terminado en modo intermedio en unas 10 horas aproximadamente, teniendo en cuenta que paraba bastante para comprobar cosas de la inteligencia artificial. Se hace algo mas largo que Max Payne, pero no es interminable ni mucho menos. Supongo que eso y los errores en la IA que ahora voy a pasar a comentar, influyen en el ánimo del jugador, pero aún así no es suficiente para olvidar todo lo bueno, lo cual no es poco.

Es muy cierto que los fallos de IA en determinados momentos te dejan frío, porque después de algunos combates convertidos en verdaderos retos personales (es genial ver cómo luchan, se ocultan, te esquivan, o te rodean), lamentas que en ocasiones un guardia se te quede mirando a menos de un metro sin reaccionar, o que dos soldados que iban a por vos se queden corriendo sobre el sitio en una puerta, dándote tiempo a echarte una siesta incluso. Recuerdo estos pero hay más. No son legión, pero los suficientes para romper la inmersión cuando menos lo necesitas.

Eso y ciertos detalles me hacen pensar que les ha ocurrido a los programadores lo mismo que a otros: falta de tiempo para pulir situaciones, algo que noté excesivamente en el enfrentamiento final, bastante decepcionante a pesar de la atmósfera inalterada (síndrome Blade lo llamaría yo). Pero, pero, pero...superados estos escollos, no dejas de jugar, y eso es lo importante. Te engancha y no te deja ir fácilmente. Como apunte final de este apartado, comentarte que el juego se adapta muy bien a las combinaciones clásicas de teclado, y si tenes la tuya propia, no tardarás mucho en dominarlo. Se hace sencillo e intuitivo, y los menús de selección ayudan también.

Haber, comparándolo con...

Con cualquier shooter, puesto que tiene elementos de todos. Es como un cóctel muy rico. Pudiera parecer que han querido poner un poco de todos, arriesgándose a no tener personalidad, pero personalmente valga la redundancia yo no lo creo. RTCW tiene su propio mundo desarrollado dentro de un compendio de lo mejor de muchos juegos.

Es de destacar la perfecta conjunción de ambientes, sonidos, música, historia en un conglomerado de acción con apariencia de cine. Unos niveles que aun adoleciendo de linealidad y poca interactividad consiguen dar una excelente impresión, porque están muy bien pensados. Un juego que recompensa a los francotiradores vocacionales con auténticos retos personales y disfrutables, sin dejar de lado un apartado de armas muy atractivo en general (¿he mencionado el rugido de la Venom?). En definitiva, una apuesta por la acción y las emociones intensas y duraderas, del tipo de las que perduran en la memoria.

Return to castle Wolfenstein es un juego que ha pasado un poco al olvido, pero realmente, bárbaro, soberbio y elegante por donde se lo mire.
Un FPS que hoy a tiempo de haberlo recontra jugado aun no lo olvido, es mas recuerdo que me dejo muy enojado en su momento, porque no podía pasar la misión 3 parte 1, fíjense como me acuerdo que me había traumado, hasta que decidí empezarlo otra vez para ver si me había olvidado algo en otra misión, no fue así, simplemente debía resolver una cuestión con las alarmas en esa zona, el juego me encanto realmente. Poseedor de una base argumental fuerte y solida, innovadora, mezclando seres espirituales como las momias o muertos de las catacumbas, robots de inteligencia bioartificial, monstruos y jefes que eran realmente feroces y difíciles de vencer, y los nazis obviamente. Lleno de áreas secretas en cada parte de cada misión. Un juego largo y entretenido que hoy podrías jugarlo y divertirte como loco siendo que estamos en una generación mas avanzada. Juego de gran innovación, muy buena jugabilidad ya que aun teniendo muchas armas no costaba nada cambiar de una a la otra, gráficos buenos para aquel entonces, sonido apreciable, un muy buen FPS que quedara para siempre en el recuerdo.



Sin duda alguna uno de los mejores shooters que a habido
Return to Castle Wolfenstein fue uno de los mejores fps con mezcla de realidad y fantasía que hubo para pc en su época, con buenos y detallados escenarios y diseño de enemigos y armas , con un una buena historia y desarrollo del personaje principal, un gran juego que te tendrá si decidís jugarlo, muchas horas con el y las disfrutaras y mucho, en conclusión cualquiera que quiera una buena campaña singleplayer encontrara en wolfenstein un entretenido viaje que no dejaras hasta terminarlo.



(Nota: tanto el contenido del artículo como la valoración final se refieren única y exclusivamente a la campaña individual)



 

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comentar no cuesta nada, tomate dos minutos y deja tu opinion