lunes, 6 de agosto de 2012

Doom 3 - Averno Carmesí

Esta sección esta destinada a recordar a aquellos videojuegos del pasado que me marcaron tanto a mi, a los jugadores como ustedes, como a la industria en general. Ire desgranando no sólo lo que supuso cada videojuego en su momento, sino también mi opinión sobre él y además te contare curiosidades y datos. Todo con el fin de mantener la memoria de estos grandes titulos con vida.
Todavía se encuentran ahí, aunque en ocasiones es difícil conseguirlos, y son joyas de inconmensurable calidad pese a que el tiempo no pasa en vano y sus, en ocasiones, brillantes apartados gráficos ya no son lo que eran. No obstante lo que mantienen son sus formidables propuestas jugables, la verdadera fortaleza y el valor real de sus existencias: y es ahí precisamente donde me voy a centrarar.

“Advertencia: Doom ³ es una espeluznante experiencia de juego de ciencia ficción y horror. No se recomienda para gente temerosa o impresionable. No obstante, aquellos que se atrevan a enfrentarse a Doom ³ tal y como fue concebido, deberán cerrar la puerta, apagar las luces y subir el volumen. Disfruta de Doom ³”.

Así reza un pequeño folleto incluido en la caja del juego, y la verdad, no les falta razón a los chicos de id Software, por que han creado un juego que te pone los pelos de punta en más de tropecientas ocasiones
jugando con el terror psicológico al mejor estilo de Silent Hill gracias a una atmósfera simplemente sublime.

Caminas lentamente por el corredor de la estación espacial. El suministro de la instalación dejó de funcionar hace ya tiempo y sólo dispones de una linterna para iluminar tu camino. Oyes un ruido. Algo parece haberse movido al final del pasillo. Sacas el arma y avanzas despacio, a oscuras. Sientes cómo la tensión se apodera de cada uno de tus músculos.

Sin embargo tras la esquina no hay nada. Todo parece tranquilo y en silencio. Respiras profundamente y tu corazón vuelve a latir con normalidad. De repente una de esas criaturas se abalanza sobre tu cuerpo, golpeándote. Aprietas el gatillo y vacías sobre ella un cargador entero. Esta vez ha faltado poco, muy poco. En los estantes de la pared encontras un botiquín, algo de munición y una pda con la clave de acceso al laboratorio, tu próximo destino.

Suena bien, ¿verdad?

Doom 3 apareció en 2004 y supuso la constatación de algo que ya se sabía por aquel entonces: id Software se había convertido en un referente indiscutible de la industria en cuanto a fps se refiere, es decir, el grupo de gente que, con Carmack y Romero a la cabeza, revolucionó la industria del videojuego a comienzos de los noventa con joyas de la acción en 3D tales como Wolfenstein 3D (1992), Doom (1993) y Doom 2 (1994). Arcades frenéticos y sin complejos, que introdujeron perspectivas y entornos nunca vistos hasta la fecha, y en los que se mezclaban violencia, religión y tecnología a ritmo de heavy metal, aderezado todo ello con un acertado tono casposo marca de la casa. Pura adrenalina.
Luego llegaría el que para muchos es el mejor juego de la compania: Quake (1996), título que, sin renunciar al planteamiento endiablado y directo de sus predecesores, incorporó los gráficos en 3D puros (polígonos en lugar de sprites) y que marca la plenitud del estudio y, al mismo tiempo, el esplendor dorado de una época.

Hablar de Doom es hacerlo con la obligacion del uso de buenas, precisas y medidas palabras, no olvidar que estamos ante un producto de gran reconocimiento y prestigio. Una saga merecedora de un mastil propio en la industria si las consolas y computadoras ondearan banderas.

Doom 3 fue puro arte a la hora de sembrar muerte. Doom 3 fue un antes y un después. Doom 3 fue culto y cátedra. Doom 3 inició una cruzada desafiando con valor a la polémica. Doom 3 fue precursor de muchas cosas si nos paramos a pensar en todas ellas, desgarradora violencia en la que su título tan monosílabo lo describe con maestría, Doom…

Nada nuevo puedo decir que no se haya mencionado ya de este título de id Software. Pero su simple nombre impreso posee una fuerza descomunal, la suficiente como para atraer la mirada de las masas al mencionarlo. Se ha convertido en un juego incansable, el arcaico fps que no ha perdido ni pizca de fuerza con el paso de los años y que todavía sigue siendo el perfecto shooter para los que lo conocemos bien. Su poder es tal, que ni el tiempo transcurrido ha conseguido que todos sus imitadores hayan hecho perder de vista su larga sombra, todo lo contrario, sino que parecen seguir su estela, y su influencia no conoce parangón. Y no hablamos por el mero hecho de ser el notorio shooter que inició el “mal” de los fps (porque hubieron otros antes), sino que nadie ha conseguido crear ese desmarque tan brutal que consiguió Doom como para ser recordado del mismo modo. Algunos dirían CoD, otros dirían Half-Life, y sumándome con ellos al grupo de fans por la calidad de estos juegos y el gozo, me reiría de tal comparación.

Si hay algo que me encanta en este mundo del videojuego, es el respeto que me inflinge que una companía utilice su propio motor, Y como vemos, id ha sido pionera en muchas cosas, un Mesías de esta industria que muchos consideramos arte. Y como no, la respeto profundamente por su motor id Tech.
Esto me lleva a mi contraria forma de pensar de id, que aunque es una compañía ejemplar, como he mencionado antes, parecen mirarse más por lo que aportan técnicamente que por el espíritu de un juego. Doom 3 es un juego a destacar en ese sentido, un juego al que calificaría como excelente sin pestañear, pero también estoy de acuerdo en las opiniones contrarias que pueden leerse sobre el juego.
Doom 3 es genial, pero al analizarlo fríamente, parece mas un juego de demostración técnica que exprime al tope el motor id Tech 4 que se había creado para el juego.
Pero eso es una apreciación personal, la cual no tienen por que compartir, ya que pueden ser solo paranoias mías.

Nada más empezar el juego, lo que vemos es hipnótico. Incluso casi ocho años después de su salida su apartado gráfico sigue impresionando. No se puede negar que en esta ocasión, id consiguió lo que se proponía. Personajes dantescos de monstruoso aunque atractivo diseño, una gran nitidez y solidez donde no falta ningún detalle. Desde luego graficamente fue un impacto en su momento cuando hablamos de este apartado. En temas de creación nada puede decirse en contra del estupendo trabajo realizado que, como se ha dicho muchas veces, Doom 3 se respeta a sí mismo. Es como rendirse un tributo a él mismo y a nosotros los jugadores.

Sólo quedaría resaltar que la elaboración de todo el entorno y la recreación de los enemigos, es decir, todo lo que nos rodea y vemos en pantalla, ha recibido un trabajo espectacular. Incluso el apartado musical y sonido no se queda atrás, el trabajo es magnífico, donde toda la orquesta es como un sonido ambiente que nos acompaña en todo momento, adaptado perfectamente a toda situación.

Visto desde los tiempos que corren, Doom resulta un tanto “cómico”, pues el tiempo no pasa en vano. Pero en su mejor momento fue vivir una odisea perturbadora de visionado macabro, Doom 3 fue y sigue siendo terrorífico. Un juego no apto para cardíacos y dirigido a un público adulto de forma oficial.
Doom 3 llevó con gran pericia un terror sublime y hay que reconocer que perturba, he infringe miedo a un nivel similar del mejor Dead Space, es decir, a cotas muy altas.
Id cumplió; sonidos inquietantes que aparecen de la nada, enemigos que nos acechan pero no vemos, un juego magistral de claroscuros, sustos aparecidos en el mejor momento, sangre, vísceras y jirones de carne por todas partes, cadáveres y un descenso paulatino a los infiernos acompañado de criaturas cada vez más desagradables.

Argumentalmente Doom 3 nos cuenta cómo un científico en marte lleva a cabo un experimento que abre un portal al mismo infierno, desatando la idea inicial y original fusión de monstruosos alienígenas con la religión, o mejor dicho, el satanismo. La intención era clara y quería alejarse de lo esperado donde uno da por sentado que en Marte luchará contra seres de otro mundo, y desde luego Doom no pudo ser más controvertido y polémico al tocar un tema tan sensible como la religión y mezclarlo con la ciencia, elaborando un universo único de praderas satánico-espaciales.

Doom 3 no posee una jugabilidad precisamente innovadora o rompedora, más bien al contrario, es poseedor de un “pasillismo” exagerado y un avance en línea recta descarado. pero como todos sabemos, nunca se dijo lo contrario. Doom³ es un juego divertido, directo y sin complicaciones. Que basa toda su jugabilidad en la atmósfera claustrofóbica y tenebrosa que han logrado implementar, y a decir verdad, este es precisamente el punto fuerte del juego, y que sin él, solo sería un amasijo de maravillosos gráficos con poco más que sacar de él. A tener en cuenta que contra más alto es el nivel de dificultad, más reto y diversión supone el juego.

Y qué tiene de tan maravillosa la atmósfera se preguntaran. Pues la respuesta es fácil, es simplemente perfecta. Y si lo pienso fríamente, es difícil lograr explicarlo sin mostrarles el juego en tiempo real y no con unas simples capturas y líneas de texto.

Gráficamente la atmósfera resulta sobrecogedora debido a los perfectos juegos de luces y sombras gracias al motor gráfico más avanzado en aquel año, y que como debía ocurrir, fue la referencia de la industria durante los siguientes 2 o 3 años.

Como ven, la conjunción de un excelente diseño de niveles, gráfico y sonoro han hecho que Doom³ sea algo más que un simple mata-mata. Doom³ podría ser considerado como el primer “FPS de suspense/terror”, por que les aseguro que si se ponen a jugarlo, se van a pegar más de un susto, sustos que bajo ningún concepto esperan en ningún momento. Y lo mejor de todo, sin necesidad de usar para ello a enemigos. Como digo, es simplemente increíble, lo mejor del juego con mucha diferencia. Y lo que es mejor aun, viene perfectamente doblado al castellano.

No puedo dejar de mencionar que id Software desarrolló la expansión de Doom 3, Resurrection of Evil. Y es que cuando nos pasábamos Doom 3, era un final más bien incierto, como si la batalla final quedara pendiente. En este caso, la expansión de Doom 3 se convierte en un juego que remarca más la sensación de descenso al infierno, incorporando alguna nueva arma y enemigos, y ensalzando la dificultad.

En definitiva, ¿qué es Doom³? Un juego extremadamente directo. Acción a raudales, mezclado con un guión bastante bueno he interesante, y una atmósfera tétrica y sobrecogedora durante gran parte del juego. No deben esperar un juego complejo ni con enrevesadas misiones. Doom³ es un juego directo y sin complicaciones al cual le han añadido una excelente tecnología aderezada con una maravillosa ambientación. Ni más, ni menos.

La recomendación especial es jugarlo a oscuras, de ser posible con un equipo 5.1 (el juego hace un uso envidiable del sonido espacial), en modo difícil e ignorando el tiempo marcado por el comienzo, masacrando todo lo que se mueva con la complacencia que confiere saber que hay munición de sobra. Así es como disfrutaran este juego de verdad.

Quien no conozca Doom 3 vera un fps de gran nivel. Aunque debemos salvar distancias pues ya han pasado casi ocho años desde su salida, y otros fps actuales lo han superado, pero Doom tuvo su momento de gloria y esplendor y cuyo mito no se ha perdido con el paso del tiempo sino que como era de esperarse, termino siendo grabado en la forja de la posteridad.

                                                            

(Nota: tanto el contenido del artículo como la valoración final se refieren única y exclusivamente a la campaña individual)

A pesar de las múltiples reediciones en HD que estamos viendo en la actualidad, reconozco que ésta no me la esperaba. El caso es que desde Bethesda han avisado del desarrollo del ‘Doom 3: BFG Edition’, no sólo para PC, sino para PS3 y Xbox 360 también, siendo una versión remasterizada y con añadidos varios (por ejemplo, más mapas, entre otros aspectos) del ‘Doom 3’ original.
La fecha estipulada de salida es el 19 de octubre de 2012 para las tres plataformas.
‘Doom 3: BFG Edition de entre todas sus novedades, aparte de lo visto en el ‘Doom 3’ original y su expansión ‘Resurrection of Evil’, pero con mejor definición, contara con siete niveles adicionales dentro de La misión perdida, y de regalo, las dos primeras entregas. Sí, los ‘Doom’ y ‘Doom II’ originales. Un detalle sin duda muy de agradecer. Sin olvidar, claro está, el sonido 5.1 envolvente, los logros y trofeos para Xbox 360 y PS3, respectivamente, un rendizado y una iluminación mejorados yun nuevo sistema de guardado por puntos de control. En definitiva, un producto muy completo.



Ya no tienen excusa alguna para no disfrutar de un icono en la industria del videojuego, que esperan...

2 comentarios:

  1. ME AGRADA MUCHO ESTE JUEGO YO LO CONOCI CON MI PRIMO EL DOOM 1 Y 2 TENIAMOS COMO 8 AÑOS Y LUEGO NOS DIMOS CUENTA DE Q EXISTIA EL 3 Y SIEMPRE LO QUISIMOS JUGAR Y AHORA Q LO EMOS JUGADO ES UNA GRAN EXPERIENCIA ESTE JUEGO MUY BUENO DEDITO ARRIVA

    ResponderEliminar
  2. Como puedo conseguir los 3 videojuegos porfavor los quisiera jugar y si me pueden desir para q consola es se los agradesere mucho grasias

    ResponderEliminar

Comentar no cuesta nada, tomate dos minutos y deja tu opinion